Los 7 rasgos fundamentales para un Éxito Extraordinario

Los temores y limitaciones más graves son los que uno se impone a sí mismo.

Anthony Robbins

En el presente post estoy sintetizando y reflexionando un poco sobre los siete rasgos que Anthony Robbins explica en su libro “Poder sin Límites” en el que Robbins asegura que existen patrones de acción coherentes y lógicos para alcanzar la excelencia y estos están al alcance de todas las personas, todas las citas en este post son sacadas del libro de Anthony Robbins.

1.- ¡La Pasión!

No se alcanza la grandeza sin una pasión por ser y hacer algo grande.

Las personas con pasión han descubierto una razón que las consume, les de energía y las consume, me gusta la expresión que se utiliza en la Biblia para la pasión que es “fuego que quema” la pasión hace que uno trabaje hasta tarde y se despierte temprano para seguir trabajando.

2.- ¡La Fe!

Las creencias limitadas dan lugar a vidas limitadas, si alguien tiene fe en que su persona puede cambiar de la noche a la mañana podrá, si alguien tiene fe en la creencia de que el cambio no puede suceder en un instante y necesita tiempo para cambiar, tardará en cambiar (o puede que nunca llegue hacerlo si en el camino a su cambio llega a convencerse que no podrá hacerlo).

Es importante señalar que la fe es importante, pero quizá más importante que tener fe es en donde poner nuestra fe, una persona puede poner su fe en números, horóscopos, colores en filosofías, otros pueden poner la su fe en la palabra de Dios, en principios universales y verdades absolutas.

Es preferible tener poca fe en algo correcto, que mucha fe mal encaminada, en un principio puede bastar tener fe como grano de mostaza pero tenerla en lo que es correcto.

Hace tiempo leí una entrevista a un sujeto que consideraba tener un éxito integral, tenía un trabajo que le llenaba, buenas relaciones de pareja, consideraba que había alcanzado el éxito y que el mismo era una de las personas más realizadas que conocía.

Se le pregunto que era lo que no cambiaría por nada en el mundo, que es lo que no le gustaría perder, aseguró que podía perder su dinero, quizá la actual relación que tenía pero lo más maravilloso que tenía y lo más valioso que había obtenido era su actual sistema de creencias.

Había desarrollado creencias fuera de lo común, en su vida no veía limitaciones creía profundamente ser capaz de lograr todo lo que se propusiera, tenía un punto de vista sobre la vida que podía enriquecer la vida de todas las personas con quienes las compartiera.

3.- ¡La Estrategia!

Buscar una estrategia equivale a admitir que el talento y la ambición, por sobresalientes que sean, siempre necesitan encontrar un camino bien orientado. Uno puede abrir una puerta derribándola, o descubrir que no estaba echada llave

La estrategia es la forma de organizar los recursos, es vital para poder sacar el máximo provecho a nuestro potencial, no bastan los recursos, es necesario encontrar la forma de utilizarlos de la forma más eficaz posible.

4.- ¡La Claridad de los valores!

Una comprensión clara de los valores es una de las claves más exigentes, y al propio tiempo más gratificantes para alcanzar la excelencia.

Los valores son sistemas de creencias que nos sirven especialmente para juzgar lo que está bien y lo que esta mal en nuestras vidas, muchas personas obtienen el peor de los fracasos sólo por no haber tenido sus valores claros: El lograr éxito sin satisfacción por haberlo conseguido.

Existen muchos casos en las personas terminan saboteando su propio éxito o escalando la montaña equivocada y se dan cuenta que todo lo que obtuvieron no era lo que querían.

Si alguien valora mucho la paz mental pero en su afán por ganar dinero escoge una profesión estresante en la que se deba trabajar bajo presión, quien valore mucho el conseguir éxito y desee obtener éxito financiero puede sentirse frustrado de darse cuenta que la actividad en la que se está dedicando no es un rentable o lucrativa.

Igualmente las personas que han logrado satisfacer determinados valores pueden persistir en ellos cuando ya no tienen sentido, alguien que desea prosperidad económica y logra ganar 9.000 euros al mes ya no necesita concentrarse en conseguir estabilidad económica sino debería priorizar otros valores.

5.- ¡La Energía!

El triunfo a lo grande es inseparable de la energía física, intelectual y psíquica que se necesita para sacar el máximo de nuestras posibilidades.

Las personas que tengan absoluta fe en que conseguirán sus objetivos, una pasión que les quita los esfuerzos de voluntad por realizar algo, una estrategia adecuada para ganar y una priorización clara de los valores, pero si carecen de la vitalidad física para ejecutarla de forma eficiente no llegarán a tener un éxito extraordinario.

6.- ¡El Poder de Adhesión!

En el fondo todos deseamos establecer relaciones duraderas de afecto con otros, pues sin ellas cualquier éxito o cualquier excelencia nos parecerían hueros y vacíos.

Todos los triunfadores extraordinarios tienen un gran talento para conectar y establecer relaciones de calidad con otras personas, de los triunfadores solitarios puede decirse que han triunfado en un aspecto de sus vidas pero fracaso en otros, el mayor triunfo sucede en el corazón.

Me hace pensar mucho en lo que algunos compañeros de la universidad decían: “estoy aquí para aprender no para hacer amigos” no se daban cuenta que estaban condenándose a tener éxito en un área de la vida, pero estaban condicionándose para fracasar en otros.

7.- ¡Maestría en las comunicaciones!

El modo en que nos comunicamos con otros, y el modo en que nos comunicamos con nosotros mismos, determinan en último término la calidad de nuestra vida.

La capacidad de transmitir la visión a otros, de comunicarse abiertamente, el poder ser una persona influenciadota logra que las personas logren ser grandes padres, amigos, líderes y profesionales.

Pero quizá el ser muy influenciadores con nosotros mismos es más importante ya que es la base para poder mejorar nuestras capacidades de comunicación con otros.

En el libro las 21 leyes irrefutables del liderazgo de John C. Maxwell explica la ley de tope que dice: “La capacidad de liderazgo determina el nivel de eficacia de una persona” si alguien no es capaz de transmitir una visión y desarrollarse como líder no podrá ver un efecto multiplicador en sus esfuerzos.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!