Vive tus valores

Si queremos la satisfacción más profunda, sólo hay una forma de conseguirla: conociendo lo que más deseamos en la vida -nuestros valores superiores- y comprometiéndonos a vivir según ellos día tras día.

Anthony Robbins

Estoy convencido de que nadie puede ser feliz en la vida si por necesidad, por obligación o por cualquier otra razón tiene que ir en contra de sus principios y valores, es cierto lo que dicen que la práctica o no práctica de tus valores es la razón por la que sientes satisfacción por la vida o no la sientes.

Quien no vive como piensa, terminará pensado como vive pero se sentirá mil veces peor que como se sentía cuando pensaba diferente.

Jim Rohn dice en su libro “Las Estaciones de la vida” que:

La mayoría de nosotros constituimos una de dos categorías: Somos pobres tratando de enriquecernos, o ricos tratando siempre de volver a encontrar la felicidad que teníamos cuando éramos pobres.

Cuando uno es pobre quizá puede tener una forma diferente de pensar, quizá por estar desempleado estas más en contacto con tu familia y toda la familia está más unida para afrontar la crisis, pero conforme cambian las circunstancias pueden cambiar la práctica de los valores paulatinamente hasta que te des cuenta que algunos se han perdido totalmente; personalmente no creo en aquellos psicólogos que dicen que la actual juventud no tiene valores o los ha perdido, creo que la actual juventud tiene valores, pero no los esta practicando, no los vive.

¿De que sirve llegar a conocerlos o identificarlos si luego te olvidas de ellos?

Una cuestión importante en varios libros de superación es el identificar sus valores, muchos dan mucha importancia a tener una escala de valores y mucho más a que esta escala se refleje en un “Código de Conducta” o “Código de Honor“.

Lo malo de crear Códigos de Conducta o Códigos de Honor y priorizarlos es que muchos cometen el error de crearlos estáticamente, cuando la vida es dinámica, además que se hace una confusión entre códigos de conducta y valores, ya que un código de conducta son reglas de vida que llevan implícitamente la práctica de determinados valores, mientras que el tener una “escala de valores” es algo diferente pero lleva implícitamente ciertas reglas de vida.

Lo mejor es que conozcas tus valores, los priorices y luego cuando sea necesario los cambies según tus necesidades, por ejemplo puedes tener como valor la riqueza, el mejorar tu economía y tus ingresos como un valor principal en cierta etapa de tu vida, pero una vez conseguida una alta estabilidad económica puedes optar por donar dinero y ayudar a los desamparados, la riqueza deja de ser una prioridad en tu vida y trabajar en ella ya no es necesario y hasta puede perder totalmente el sentido seguir estableciéndose metas financieras, basta con proteger tu riqueza y tomar medidas para no perderlo todo o encaminar tu riqueza a otra causa por ejemplo la caridad, en todo caso aunque sigas haciendo casi todas las mismas actividades que hacías antes, tus valores habrán cambiado de prioridad.

Determina unos valores no negociables

Hay dos valores que creo que nunca se deben dejar de lado, ni siquiera temporalmente y son la fe y la amor familiar, luego de ellos dos puede venir cualquier otro valor, la prioridad de los valores negociables puede cambiar, la de los no negociables, no.

Por ejemplo consideremos la siguiente escala de valores:

-(Fe/Dios)————–à Valor no negociable Nº 1

-(Amor y familia)—–à Valor no negociable Nº 2

Luego de ellos vienen:

1.- Riqueza/Abundancia

2.- Éxito

3.- Libertad

4.- Verdad

5.- Fe

6.- Salud

7.- Recreación

8.- Paz

9.- Seguridad

10.- Comodidad

Es muy importante el que notemos que al identificar nuestros valores y priorizarlos podemos ver lo que queremos en realidad y también reconocer nuestra “identidad”, si recuerdan la frase “conócete a ti mismo” verán que reconocer y priorizar los valores es una de las formas más poderosas de conocerte a ti mismo.

Por ejemplo en la escala de valores anterior, vemos que la persona tiene como prioridad en aquella etapa de su vida la riqueza, abundancia, el éxito y la libertad, y como valores que están en último lugar la seguridad y la comodidad.

Esta escala de valores corresponde a un empresario o a un profesional autónomo, una persona que valore la libertad, quiera riqueza y no estime mucho la seguridad y la comodidad (de un sueldo fijo por ejemplo) está en predisposición no ser empleado de otros y buscar formas de ganar mucho más dinero por su propia cuenta en sus horarios y bajo sus condiciones, quizá pueda trabajar como abogado, tramitador u otras profesiones que son muy autónomas, quizá crear su propio negocio y con el tiempo hacer que otros trabajen para él, o quizá trabaje en un empleo en relación de dependencia durante un tiempo y luego vaya por ser autónomo.

Y también quizá no haya clarificado sus valores y como no es consciente de que esos son sus valores se quede en un trabajo no muy bien pagado, nunca decida colocar su propio negocio y se sienta vacío en un trabajo cómodo con cierta seguridad cuando la seguridad y estabilidad no es lo que más valora sino el tener mayor éxito financiero.

Otra persona puede tener la siguiente escala de valores:

-(Fe/Dios)————–à Valor no negociable Nº 1

-(Amor y familia)—–à Valor no negociable Nº 2

Luego de ellos vendrían:

1.- Paz mental

2.- Seguridad

3.- Tranquilidad

4.- Salud

5.- Espiritualidad

6.- Contribución

7.- Libertad

8.- Pasión

9.- Riqueza

10.- Éxito

En la anterior escala podemos ver a una persona que valora mucho la tranquilidad y la seguridad, esta persona es esta etapa de la vida se encuentra en la disposición de ser quizá un empleado ya que la libertad no es una gran prioridad en su vida aunque o tener un negocio en el cual solo se requiera realizar actividades sencillas, un trabajo sin estrés y que ayude a conservar su salud, esta escala pertenece quizá a un ministro de iglesia a alguien que trabaje por poco dinero en una sociedad sin fines de lucro, a un maestro de escuela (aunque trabajar con niños y jóvenes de determinadas edades puede no ser específicamente libre de estrés ^_^).

Hay que tener en cuenta que si uno no clarifica y no se concientiza de que es lo que en realidad quiere en la vida puede terminar viviendo valores que no quiere, por ejemplo puede ser que la persona con perfil de empresario termine en un trabajo poco remunerado que le consuma mucho tiempo y llegue a depender de él hasta el punto que se sienta muy insatisfecho en su vida; así como el hombre que valora mucho la paz mental decida aceptar un empleo bien pagado pero a la vez estresante, conflictivo y en el que tenga que trabajar bajo presión.

Me gusta un pensamiento que Anthony Robbins dice acerca del estar consciente de los valores que guían nuestra vida: SI NO CONOCE SUS VERDADEROS VALORES, PREPÁRESE PARA EL DOLOR.

Ahora con respecto a los valores no negociables, quizá estos sean los que guían a una persona a crear un “Código de conducta” mientras los valores negociables determinan en que te concentrarás en la etapa de vida que estás viviendo, una persona no tiene porque conservar sus valores negociables durante toda su vida, lo ideal es cambiar la prioridad conscientemente cada trimestre, cada semestre, incluso cada año o cuando se vea necesario, es en cierta etapa de al vida en la que los hijos necesitan más de sus padres y en cierta etapa e vida un hombre necesita sembrar para luego cosechar.

Que pasa cuando vivimos realmente nuestros valores

¿Que efectos a largo plazo podrían resultar de tus principios más elevados y de tu decisión de ponerlos en práctica hoy mismo?

Anthony Robbins

Un punto importante de lograr vivir tus valores sin importarte que consecuencias pudieran surgir de ello, es que con el tiempo puedes sentir una alta satisfacción en l vida, las personas que viven realmente sus valores son personas libres de vicios, que ven la vida desde una perspectiva positiva, son aquellas personas que llegan a la conclusión de que la vida es maravillosa.

Mientras los que no viven según sus valores son personas que obtengan malos hábitos como la bebida, el tabaco y otros. ¿Por qué? Porque hay vacíos en su vida y buscan formas artificiales de llenar estos vacíos cayendo en diferentes actividades que dan satisfacción temporal pero les dejan con deseos de más, lo cual solo genera insatisfacción.

Por cierto hay que considerar todos los valores en su conjunto y no por separados (integralidad) por ejemplo un político que valore la verdad pero aprecie su vida y sabe que su vida pueda estar en peligro por decir la verdad puede optar por huir del país que ama, mientras otros pueden valoran más la verdad, el patriotismo y civismo que hasta estén dispuestos a perder la vida con tal de expresar su opinión e inconformidad, son todos los valores en conjunto los que deben ser tomados en cuenta, pero también el hecho de que sea un prioridad no justifica el sacrificar uno inferior por otro superior en algunos casos.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!