De lo mejor por fuera VS De lo mejor por dentro

No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

2 Corintios 4.18

Un simple vendedor ambulante me hizo hace tiempo un gran regalo, no fue uno material, sino fue una comparación que me gusto, el estaba promocionando un producto hecho de hierbas naturales y mientras hablaba acerca de la salud y los gastos dio los frases que me llegaron, lo siguiente es una paráfrasis de todo lo que dijo según lo recuerdo.

Hay personas que tienen de lo mejor por fuera, tienen buenos zapatos, relojes caros, ropa fina, pero no se cuidan, están llenos de odios e intranquilidad mental, comen basura y de paso cara, pagan para envenenarse; sin embargo hay personas que procuran tener de lo mejor por dentro, cuidan lo que comen, hacen ejercicio, leen buenos libros no son crédulos de cualquier tontería que les hablan otros, buscan vivir la paz mental…

Una muy buena dieta quizá no este al alcance de todos, pero el tener “de lo mejor por dentro” en cuestión de valores, amistades, ser ricos en fe, tener gran satisfacción en la vida, vivir con una profunda paz mental, tener la conciencia completamente tranquila y muchas otras cosas pueden ser consideradas “de lo mejor por dentro”.

Lo más importante es que tener “de lo mejor por dentro” es una de las cosas más accesibles del mundo, a diferencia de tener que obtener mucha riqueza, tener de lo mejor por dentro trata de que seas más consciente de las bendiciones de la vida, ser concientes de que en este instante que estas leyendo este post puede haber una o dos personas que ya han dejado este mundo.

El filósofo cínico Diógenes decía a los atletas que se entrenaban en los gimnasios de Gracia que “si pusieran igual empeño en la práctica de la virtud tendrían mejores beneficios“.

Lamentablemente en este mundo hay personas que tienen de lo mejor por fuera y de lo peor por dentro, Jesús hizo una analogía perfecta a este tipo de personas, en aquel tiempo a los fariseos al decir:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

Mateo 23.27

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!