Diógenes: Todo un ejemplo del desahogo económico

Hoy en día cuando se usa la palabra cinismo despectivamente haciéndose referencia a la insolencia y la falta de sensibilidad hacia los demás, sin embargo la filosofía cínica era un hermoso conjunto de enseñanzas de filosóficas que creo que deberíamos tomar en cuenta en estos tiempos de tanto consumismo y apego a lo material.

La filosofía cínica enseñaba que el ser humano debía ser autosuficiente y que la verdadera felicidad provenía de la práctica de la virtud y no de la adquisición de objetos, situaciones o condiciones sociales tales como la fama, la riqueza o un buen aspecto físico. Más bien la felicidad se lograba al no depender de aquellas cosas, y como no cualquier puede conseguirlas pero cualquiera puede lograr no depender de ellas, cualquiera podía obtener la felicidad.

Diógenes de Sínope no tenía más pertenencias que un bastón, un tonel donde vivía, una capa y una bolsa de pan,

Lamentablemente no hay mucho sobre la filosofía cínica aparte de un montón de anécdotas atribuidas a Diógenes, el mismo era muy ingenioso y algunas de sus anécdotas sinceramente me han hecho reír demasiado que a veces siento que me gustaría que haya existido algún libro o más detalles sobre las enseñanzas de esta corriente filosófica.

Lo siguiente son algunas anécdotas tomadas del libro: Filosofía para Bufones de Pedro Gonzáles Calero y algunas otras de Internet acerca de este particular personaje:

Cuando Diógenes fue hecho prisionero y puesto a la venta como esclavo. Cuando el pregonero le preguntó que sabía hacer él respondió:

-Se Mandar. Mira a ver si alguien quiere comprar un amo.

Cuando Diógenes fue expulsado de su tierra natal exclamó: Ellos me condenan a irme, pues yo los condeno a quedarse.

Un día, presenciaba Diógenes las prácticas de tiro de un arquero que no daba una. Al percatarse de la poca pericia del tirador, Diógenes fue a sentarse junto al blanco.

-Aparta de ahí o saldrás herido- le dijo el arquero.

-Al contrario -respondió Diógenes- con lo malo que eres disparando es el único lugar donde me encuentro seguro.

Cuentan que Aristipo al ver que Diógenes estaba comiendo lentejas le dijo:

-¡Ay Diógenes! Si sirvieras al rey no tendrías que comer esa basura de lentejas.

Diógenes le respondió:

-Si tú aprendieras a comer lentejas no tendrías que servir al rey.

Le preguntaron a Diógenes una vez cual era la mejor hora para comer y el respondió:

-Si eres rico cuando quieras, si eres pobre cuando puedas.

Los cínicos destacaban por vivir con un alto desapego a lo material, buscaban la autosuficiencia y la libertad, Diógenes no tenía criados y vivía de las limosnas de otros, pero era una persona de firmes convicciones que lograba algo que pocos logran: vivir lo que predicaba.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!