7 Mitos de la lectura veloz

He practicado la lectura veloz desde hace varios años, tengo una gran pasión por los libros, o mejor dicho por algunos tipos específicos de literatura, la lectura puede enriquecer tu vida de gran manera, puede enseñarte tradiciones y costumbres de otros países, formas de pensar diferentes, llevarte de viaje a varias aventuras e informarte de las herramientas más actualizadas en determinados campos, de hecho si tienes un problema determinado en tu vida una de las mejores preguntas que te puedes hacer para solucionarlo sería ¿Qué puedo leer? o ¿A quién puedo leer?

La lectura veloz puede ayudarte a ahorrar tiempo y esfuerzo, imagínate leer libros en los cuales quizá acostumbres  tardar meses o dejarlos a medias en sólo un par de días, sin embargo hay algunos mitos sobre la misma que me gustaría aclarar desde mi propia experiencia (Por cierto gané el segundo lugar en un concurso de lectura veloz de mi país y aunque no soy un “experto” del tema, no soy alguien que no practica lo que predica).

Lo siguiente son conclusiones que he llegado desde mi experiencia, quizá haya criterios contrarios de otros practicantes o expertos, pero sin embargo creo que pueden ayudar a otros.

1.- Leer rápido hará que no pueda memorizar nada

Es diferente la capacidad de retención que la velocidad de la lectura, igualmente como es diferente la fuerza física y la velocidad al correr, ambas deben cultivarse y no se excluyen una de la otra, leyendo velozmente quizá no memorices mucho en un principio, pero si hará que identifiques rápidamente:

1.- Los datos más importantes

2.- Las posibles preguntas de un examen

3.- Datos, cifras, fechas o estadísticas que por lo general son difíciles de memorizar

Al identificarlos sabrás en que concentrarte luego de una lectura rápida de un tema para que luego puedas hacer cuadros sinópticos y a veces estructurar el tema (cuando el autor del libro escribió una lección de forma desordenada o mezcla de todo un poco en cada subtítulo).

2.- Leer rápido hará que no pueda entender nada

La lectura veloz hace más bien que puedas entender más, ya que permite que tu memoria a corto plazo se concentre en las ideas que hay en cada párrafo en lugar de las palabras que hay en cada párrafo, de hecho una de las mejores formas de entender algo es decirlo con tus palabras, al leer velozmente quizá no memorices un concepto palabra por palabra pero hará que captes la idea que trato de transmitirse.

A mi criterio la lectura lenta es la que promueve el que uno no comprenda las cosas y hace que no te quede otra que memorizar palabra por palabra algunas ideas.

3.- Leer rápido debe ser algo agotador

No, si bien quizá sentarse a leer un gran libro puede no ser algo muy motivante para muchos, el leer rápido te hace sentir ágil y que avanzas, imagínate que te pasas 1 hora sentado leyendo un libro muy extenso y luego quieres ver por donde vas ¿Qué te motivaría más?:

a) Ir por la página 35 después de una hora de estudio

b) Ir por la página 100 después de una hora de estudio

c) Ir por la página 273 después de una hora de estudio

Te sientes ágil al leer y avanzas más rápido, eso es motivante y más bien te da una agradable sensación de autoestima y un sentido de competencia en lugar de uno de inutilidad.

4.- No se leen todo en realidad sólo pasan la vista por la página y supuestamente ya lo leyeron

Parte de ser un lector veloz es ser un “discriminador veloz” es decir filtrar lo datos irrelevantes que te pueden hacer perder tiempo además de hacerte desperdiciar tu atención y tu memoria en datos que pueden no serte útil.

Seguramente te ha pasado que en libro buscabas un dato específico y pasaste rápidamente de una página a otra hasta que lo encontraste y sin querer memorizaste algunas ideas o datos a los que les prestaste atención muy poco tiempo, eso mismo sucede con la lectura veloz.

Existen la Fotolectura que es prácticamente una lectura fotográfica o una lectura inconsciente, en el cual pasas la vista por una página en una fracción de segundo y pasas a la siguiente y después tratas de recuperar muchos de los datos que puedes sentir que no leíste, practiqué algunos ejercicios de Fotolectura pero no profundice mucho esto, en un principio la única forma de hacerte consciente de lo que aprendiste es haciéndote preguntas, a veces sentía que me estaba inventando la respuesta (y a veces me inventaba la respuesta no lo niego) pero venían a mi mente algunas ideas que sí estaban en el libro, así como frases que después con una lectura más detenida si estaban allí.

Cuesta creerlo, tu mente puede captar todo lo que hay en una página sólo con haberlo visto una vez, nuestro problema es acceder a ese conocimiento,

Míralo de esta forma, si tú escribes rápidamente en el ordenador, te sabes inconscientemente la posición de cada tecla de la A hasta la Z, pero trata de recitarlas o escribir en un papel la posición de cada una de ellas ¡Vamos inténtalo!.

¿No es sencillo verdad? Quizá hayas logrado ubicar un 50%, sin embargo a la hora de escribir no te haces ningún problema, algo parecido sucede con la Fotolectura, no te puedo decir más porque no profundice mucho ese tema.

5.- Leer velozmente no es muy útil, mi forma de estudiar ya está bien

No debería preocupare por desvirtuar este mito, pero si piensas así, algún día quizá tengas que encontrar datos específicos en medio de muchas páginas o libros y si estás acostumbrad a leer sólo unas 200 palabras por minuto en lugar de unas 600 u 800 que es un promedio de lo que llegan la mayoría con sólo un poco de dedicación y disciplina (los mejores llegan de 1200 a 2500 palabras por minuto, de hecho leer a 600 u 800 palabras por minuto puede ser considerado un rendimiento bajo hoy en día), tardarás 3 o 4 veces más.

Yo tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo que estar desperdiciándolo en leer datos que no me sirven, en estos casos ser un “discriminador veloz” es muy útil, también hay obras que quizá no te llamen la atención y que además tengan muchas descripciones inútiles (como por ejemplo que se dediquen una página entera en describir como cargan el equipaje a un barco sin que esto sea completamente relevante a la trama del libro).

Hoy en día hay muchos libros que tienen mucho “relleno” y que en realidad la “carne del libro” está en unos cuantos capítulos.

6.- Hay algunas materias en las que no es útil leer velozmente

Por propia experiencia puedo decirte que esto es cierto sólo en parte, yo traté de usar la lectura veloz en libros de “Derecho” y “Economía Política” no podía leer a la velocidad que estaba acostumbrado porque sinceramente sentía que no comprendía nada, no es porque no sea útil para esas materias sino que son esas materias las que frenan la velocidad; ser un discriminador veloz no me servía mucho en libros que condensaban mucha información en pocas páginas (o que incluso transmitían menos información que la necesaria para comprender las ideas que el autor trataba de explicar (Economía Política ^_^)), no obstante note que si yo tardaba más tiempo en leer esos libros mis compañeros tardaban quizá el doble o el triple.

Yo lo veo de esta forma, imagínate a dos automóviles, uno muy rápido y otro que sea la mitad de rápido que el anterior pero que están en un terreno muy accidentado que hace que los dos automóviles vayan casi a la misma velocidad ¿Es porque el auto veloz es inútil para ese terreno?, no sino que es normal que su velocidad sea poca en determinados terrenos.

7.- Leer rápido hará que no aprecie los detalles de una obra

Quizá para leer poesía lo mejor sea no usar la lectura veloz, pero en el caso de las novelas he de informarte que para leer velozmente entrenan tu mente para que vaya creando imágenes mentales de las descripciones para que aprecies más los detalles, estamos acostumbrados a que mientras leemos una novela realicemos imágenes mentales de la misma a veces o a ratos, pero no constantemente.

En una película quizá en pocos segundos una persona de determinados rasgos, con cierta expresión en la cara y vestida de determinada forma realice una escena de acción o mate a otra, pero para describirla en un libro quizá usen muchas palabras o incluso una página entera para algo de pocos segundos, estoy seguro que ya te debe haber pasado que algunas descripciones o escenas no las entendiste hasta que te hiciste una imagen mental de ellas.

Lejos de perder los detalles, practicar lectura veloz con la técnica correcta hará que los aprecies más.

Hay otras cuestiones que no son mitos en realidad, sino creencias limitantes como “No se puede leer tan rápido” o “Yo no voy a poder leer tan rápido”, si eres de los que leen muy lento puedo asegurarte que con unas cuantas técnicas en dos horas o menos puedes duplicar o triplicar tu velocidad de lectura, en un principio es cuestión de desperezar la mente y aplicar las técnicas adecuadas, de allí en adelante el progreso sólo viene de la disciplina.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!