El Poder de la Identidad

Tengo un blog que abandoné hace tiempo, era cuando no me veía como blogger y solo por curioso escribí algo que me pareció importante para otros, que diferente es la vida cuando haces algo sin verte a ti mismo como alguien que le importa aquello que hace, es diferente cuando pasas clases de ajedrez y te consideras un aficionado curioso que cuando te vez a ti mismo como un futuro experto.

La verdad el blogging es un mundo al que me metí por casualidad y luego ya no quise salir, hoy me veo como blogger y por ello estoy tomando las acciones de un blogger antes me veía como un curioso que estaba creando una página por crear una página y abandone la página.

Espero que este preámbulo les sirva para entender el poder de la identidad que comienza después de la línea punteada.

———————————-

¿QUE ES LA IDENTIDAD?

Las creencias que utilizamos para definir nuestra propia individualidad constituyen nuestra identidad, los seres humanos actuamos de acuerdo con los puntos de vista que tenemos acerca de quienes somos nosotros mismos (también en cierta proporción actuamos en función de los puntos de vista que otras personas tienen de nosotros), sin importar si ese punto de vista es real o no. Cada quien actúa según la imagen que tenga de sí mismo.

¿Qué somos capaces de hacer? ¿Qué somos incapaces de hacer? ¿Qué es posible para nosotros? ¿Qué es imposible para nosotros? Rara vez las respuestas a estas preguntas están en función de nuestra verdadera capacidad sino más bien en función de las creencias acerca de quienes somos.

Nuestra identidad puede hacernos libres o limitarnos, los límites de nuestra identidad no son malos necesariamente; quien considere que “No es un corrupto ni un asesino” está estableciendo precedentes importantes que guiarán sus actos y decisiones mientras mantenga las mismas creencias acerca de sí mismo.

Anthony Robbins en su libro “Despertando al Gigante Interior” expresa de forma muy clara la relación entre el comportamiento y la identidad de una persona al decir lo siguiente:

Su capacidad es constante pero lo mucho de ella que llegue a utilizar dependerá de la identidad que tenga para sí mismo. Si está seguro de ser una persona “bulliciosa” y “animada” aprovechará los recursos de comportamiento que encajen con su identidad. El que se vea a sí mismo como un “blandengue”, o un “Salvaje”, como un “Ganador” o un “Despistado” determinará instantáneamente a que capacidades tendrá acceso(1).

FUNCIÓN DE LA IDENTIDAD

Se dice que una de las palabras más poderosas a las que puede recurrir el ser humano son Yo soy y que tienen el poder de reclamarte todo lo que hayas dicho después de ellas ya que con ellas tu de forma abierta y clara defines tu esencia y conducirte a la certeza de que eres capaz o no de cambiar algo.

Una persona convencida que ha desarrollado una drogadicción puede cambiar, será difícil pero puede efectuar un cambio duradero, A la inversa, una persona que crea ser un drogadicto volverá habitualmente al uso de las drogas, incluso después de semanas o meses de abstinencia. ¿Por qué? Porque está convencida de que es un drogadicto… Una vez que la persona tiene una convicción sobre algo, ignorará cualquier evidencia e incluso se defenderá contra cualquier evidencia que contraríe su creencia. Inconscientemente esa persona no creerá que pueda cambiar a largo plazo, y esa convicción controlará su comportamiento(2).

COMO MODIFICAR LA IDENTIDAD

La identidad puede ser redefinida mediante una decisión y acciones diarias que vayan construyendo la identidad que te propones ser.

Cuanto una persona empieza a desarrollar nuevas creencias sobre quien es, su comportamiento empezará a cambiar para apoyar esa nueva identidad.

Pero para que ese cambio ser efectivo y duradero la identidad debe cambiarse por una que sea muy diferente que no de lugar, consideración o que no se centre con la anterior; Pasar de “Drogadicto” o “Drogodependiente” a “Drogadicto recuperado” o “Una persona libre de las drogas” no modifica la identidad sino que más bien describe diferentes etapas en la que una persona puede encontrarse; esto no es efectivo ya que continúa centrándose y considerando las drogas; lo correcto es cultivar una identidad completamente diferente que no considere el pasado como por ejemplo “Soy una persona sana comprometida con mi bienestar físico, mental y espiritual”, “Soy el ejemplo vivo de que ningún problema es permanente si te comprometes a vencerlo”, “Soy un fanático de la salud”; el abrazar una nueva o renovada fe religiosa por ejemplo logra cambios de identidad muy rápidamente en muchos casos puesto que terminan con las antiguas etiquetas y proporcionan una identidad completamente limpia del pasado por ejemplo “Soy un verdadero Cristiano” es una identidad que puede traer grandes consecuencias en tu vida.

La materia prima para el cultivo de una nueva identidad son las nuevas experiencias, se tiene que empezar a realizar pequeños y grandes actos que solo una persona con otra identidad haría.

Si te consideras “Tímido” o “Introvertido” y crees que “así eres tú y nada puedes hacer” déjame decirte que estás equivocado, que tu timidez e introversión solo perdurará mientras esté reforzada por tu identidad y tus actos, tu timidez o introversión no es más que un conjunto de conductas aprendidas y decisiones tomadas conscientemente en el pasado, lo mismo sucede con otras personas que creen ser “malas para el estudio” cuando lo único malo es en realidad sus estrategias de aprendizaje, las cuales también solo son formas aprendidas de procesar información.

De hecho muchas calificaciones, arquetipos o tipologías de la psicología en el pasado (con todos sus límites y prejuicios) se habían tomado como innatas e irreversibles hoy en día se están tomando como simples “conductas aprendidas” actualmente existen casos de cambios duraderos que suceden en un instante sin que a persona necesite un tiempo razonable para cambiar.

Si te decides redefinir tu identidad y convertirte en una persona “Extrovertida” por un lado tendrás que darla a conocer a quienes te rodean mediante tus actos, tendrás que empezar a hacer pequeñas cosas que solo un “extrovertido haría”; por otro lado tendrás que usar nuevas etiquetas para describirte y verte de otras formas congruentes con la identidad que deseas adquirir; el trabajo ha de ser interno y externo, de nada serviría que te empieces a ver como una persona sociable y amiguera si no logras desarrollar las formas efectivas de comunicarlo a los demás.

Es de vital importancia que mientras estés cultivando tu nueva identidad, en un principio debas escoger muy bien a las personas con quienes pasarás el tiempo, tus amigos, familiares y allegados pueden reforzar o destruir tu nueva identidad.

La identidad puede cambiar y al cambiar la identidad puede cambiarse de forma automática muchas creencias, valores, comportamientos y hasta el entorno mismo, quien hace un cambio de “capitalista” a “comunista” o viceversa logrará realizar grandes cambios ya que ha renunciado a un montón de ideas para abrazar muchas otras opuestas a las anteriores.

Empiece a preguntarse a sí mismo: ¿Qué más puedo ser? ¿Qué más seré? ¿En que me estoy convirtiendo ahora? Anthony Robbins.

Bibliografía

(1) ROBBINS, Anthony. Despertando al Gigante Interior. Editorial Grijalbo. España 2006. página 363.

(2) ROBBINS, Anthony. Despertando al Gigante Interior. Op. Cit. pp. 365.

 

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!