Estudiantes de Desarrollo Personal Vs. Consumidores de Desarrollo Personal

El ser un consumidor de Desarrollo Personal puede ser considerado una etapa de la vida de quienes les interesa ser mejores personas, algunos comienzan siendo un poco consumidores y luego pasan a ser estudiantes, otros comienzan siendo consumidores y se quedan siendo consumidores toda la vida.

Una forma de evitar pasar por ser un consumidor es hacer sesiones de coaching o el entrenamiento denominado mentoring (en un trabajo o empleo) o cualquier otro recurso en el cual un experto evalúe tu situación y te ayude a crecer además de exigirte y medir tus resultados, lamentablemente la autoexigencia es un rasgo poco común en muchos seres humanos o quizá en la mayoría.

Bueno estos son algunas diferencias que he visto entre quienes pueden considerarse “estudiantes” de Desarrollo Personal y no “Consumidores” de Desarrollo Personal:

1.- Enfoque en un conjunto determinado de enseñanzas que está dispuesto a practicar

Un estudiante de Desarrollo Personal es una persona que piensa en ganarse el conocimiento y para ello se “consagra” en aprender, sabe que por muy bien explicada que este una teoría siempre se puede profundizar mucho esa misma idea o ampliarla y el desea hacer eso con su experiencia, estoy seguro que todos tienen alguna enseñanza o idea que no comprendían hasta que la experimentaron realmente y vieron que esa idea confusa era quizá un tema largo que desarrollar.

Si crees que eres un consumidor de Desarrollo Personal, pero deseas resultados y tu interés va más allá del simple entretenimiento, entonces  enfócate en las enseñanzas o el conocimiento que quieres llegar a dominar y aíslate de toda enseñanza ajena hasta que hayas alcanzado cierto nivel de experiencia con las primeras enseñanzas, puedes dejar todas las enseñanzas accesorias para después.

2.- Dominio de lo básico y fundamental para pasar a lo avanzado

El estudiar muchos recursos puede frenar nuestro aprendizaje, muchos estamos buscando el material más avanzado porque creemos que así estaremos tomando un atajo al éxito sin embargo esto puede ser un freno al éxito ya que la información en tiempo inadecuado sólo entorpece tu desarrollo.

Cuando se trata de Desarrollo Personal sinceramente puedo asegurarte que deberías olvidarte de la palabra “rápido” y de la palabra “fácil”.

Al final todo éxito puede reducirse a unas cuantas causas básicas y un montón de causas accesorias no esenciales, debes concentrarte en las primeras para poder emular cualquier éxito.

Un hombre con sobrepeso puede probar las más avanzadas cremas adelgazantes y comprarse un montón de aparatos de entrenamiento o conseguir libros bestsellers sobre dietas, sin embargo ¿Son necesarios realmente todos estos recursos para solucionar su problema? Lo cierto es que puede bajar todo el peso que necesite dándole vueltas al manzano.

A veces no necesitas de lo avanzado para llegar a tener el éxito que deseas.

Esto de dominar lo básico y fundamental para pasar a lo avanzado evita la sobrecarga de información. La sobrecarga de información por lo general da mas problemas que soluciones, antes creías que sólo te faltaba más confianza y autodisciplina, ahora resulta que te falta motivación, que tienes un montón de creencias limitantes, que no tienes la identidad correcta, que tus valores no son congruentes con tu vida, que requieres motivación emocional, motivación intelectual, que tienes que trabajar en tu mentalidad, mejorar tus habilidades de visualización, trabajar en tu personalidad y en tu carácter, etc.

Si lo que querías era aumentar tu confianza y autodisciplina busca algo que te de la “información en el tiempo correcto” para ello, el modificar creencias limitantes y diseñar una identidad congruente con muchos otros objetivos puede ayudarte a amplificar la confianza y autodisciplina que consigas primero.

Cuando no dominas algo básico esta carencia se hace más perjudicial con el paso del tiempo, imagínate un estudiante de química que no se aprenda la tabla de los elementos y sus respectivos valores, mientras más avance más perjudicial será su desventaja hasta que terminará por evitar todo progreso.

3.- Velocidad en la implementación

La mayoría de las personas que están en la etapa de ser consumidores de Desarrollo Personal planean pasarse un tiempo para estudiar y luego pasar a la acción, yo igual realizaba aquello, hoy en día trato de que cuando accedo a una idea trato de ponerla en práctica lo antes posible.

En Harvard se realizó un estudio para analizar un fenómeno que sucedía en la profesión de la ventas, había vendedores novatos que durante algunos días tenían un rendimiento regular o hasta mediocre pero que luego de un tiempo comenzaban a incrementar las ventas de forma tan dramática que terminaban superando a los más experimentados vendedores y obteniendo una habilidad igual o superior a quienes se ganaban la vida con las ventas desde hace mucho tiempo.

Al final encontraron un factor común que llamaron “velocidad de la implementación” que consistía en que estos vendedores ni bien se informaban de una técnica, estrategia, idea o consejo sobre como vender mejor, la aplicaban inmediatamente, luego de probarla un par de veces o varias veces determinaban si se quedaban con aquella idea o la desechaban según los resultados que obtuvieron.

En los sujetos estudiados el tiempo que había entre enterarse de una idea para mejorar y su aplicación era de minutos u horas, mientras otros vendedores se informaban de varias técnicas de cierres, prospección, vencer objeciones, etc. sin embargo muchas buenas ideas sólo se encontraban en su mente y no pasaban a ejecutarlas, sino que se pasaban haciendo todo de la forma tradicional.

¿Cuántas veces has recibido varias ideas sobre como mejorar que nunca aplicaste pero podías aplicarla al instante?

Aunque no tengo más detalles del estudio estoy seguro que estos supervendedores no buscaban la aprobación de otros vendedores antes de aplicar alguna estrategia, no decían “Oye Juan escuche esta nueva técnica de cierre, dime que te parece consiste en…” sino que tomaban una idea y buscaban sacar sus propias conclusiones.

Quizá todo se reduzca a practicar un viejo consejo que recibí hace tiempo para progresar en cualquier campo y es el lograr vivir con: “Teoría mínima, práctica máxima”.

4.- Busca a los mejores

Aún entre maestros hay unos que son mejores que otros, por ejemplo a mi criterio T. Harv Eker es mucho mejor que Robert Kiyosaki en cuanto a lograr libertad financiera, Robert Kiyosaki tiene un montón de libros que entretienen mucho, hay algunas ideas por allí y otras por acá, a ratos se le sale alguna opinión sabia, sin embargo tiene muchos productos y la mayoría de ellos son reiterativos y con mucho relleno.

En cambio el libro “Secretos de la Mente Millonaria” T. Harv Eker sinceramente me ha dado un conjunto de principios universales en los cuales puedo trabajar durante años para poder dominarlos, sinceramente creo que ese único libro es mejor que todos los libros de la Serie Padre Rico.

¿Qué escogerías trabajar con el libro de T, Harv Eker 2 años enteros o pasarte 2  años leyéndote todos los libros actuales y futuros de la serie Padre Rico aplicando alguna que otra cosa de vez en cuando?

Un verdadero estudiante sólo busca información de alta calidad proporcionada por los mejores, yo por mi parte creo que los únicos libros de Robert Kiyosaki que no fueron pérdida de tiempo son “El cuadrante del flujo de dinero” y “Padre Rico, Padre Pobre”, los otros no los hallé muy útiles ya que ampliaban poco o le daban vueltas a varios asuntos que ya había desarrollado en otros libros (Es mi opinión yo hablo desde mi experiencia quizá para muchas personas los demás libros de Robert Kiyosaki les resulten muy benéficos).

En fin lo ideal es buscar siempre a los mejores, los expertos, dicen que Tim Ferris (Autor de: La semana laboral de 4 horas) llegó a ser campeón nacional de Kickboxing seis semanas después de haber conocido el deporte, lo que hizo fue ir a buscar a los mejores entrenadores de Kickboxing y entrenarse duro.

5.- Reconoce y rechaza el material que es “Más de lo mismo”

Algunos libros tienen enseñanzas que complementan a otros, por muchas promesas que tenga un libro por lo general termina ayudándote en ciertas áreas de la vida, pero actualmente hay muchos libros que no amplían ni profundizan nada que no esté en otros libros clásicos que seguro ya haz leído, o que leerás  en el futuro, muchos de ellos no hacen más que repetir las mismas ideas que hay en otros libros o hacer una mezcla de diversas filosofías que ya están en otros libros, incluso hay libros que explotan bastantes ideas de sentido común.

Si ya sabes como plantearte metas no creo que debas leerte otros cinco libros sobre lo mismo o los capítulos de diferentes libros donde quizá aborden el tema con menor pericia que otro experto.

En su afán por lanzar nuevos productos muchos autores sacan constantemente materiales “imprescindibles” para tener éxito en determinada área, incluso hay quienes venden reportes y entrevistas que se realizan unos a otros en los cuales dan un montón de consejos superficiales que ya está contenido en otros de sus productos.

Quizá al principio necesites leche pero luego debes consumir el alimento sólido.

Yo actualmente sigo leyendo libros aunque algunos parezcan ser “más de lo mismo” (algunos no todos) porque me di cuenta que no es solo la información lo que importa sino también el estilo del autor y la profundidad de su pensamiento, estos dos elementos pueden influirte mucho, he encontrado autores que expresan las mismas ideas que otros pero con mayor contundencia y autoridad, a veces compro un libro con la idea de que si al menos hay una sola idea que pueda ayudarme su lectura y su precio habrán valido la pena, pero sin embargo tengo cuidado de que no me desenfoquen o entorpezcan mi crecimiento.

Lo malo de leer muchos libros de Desarrollo Personal continuamente es que tienes que detenerte para leerlos.

Listo para el viaje de Desarrollo Personal

Si te identificaste como un consumidor quizá tengas que comenzar el viaje de nuevo pero esta vez sin distraerte tanto ni irte a explorar otros rumbos que casualmente enlazaban con el camino que comenzaste, si eres nuevo en el Desarrollo Personal tienes que encontrar un equilibrio entre Estudiar y Consumir, como ya mencione considero que ser consumidor es una etapa de nuestras vidas que debe ser superada luego de un tiempo.

Tanto si eres nuevo como si ya estás metido en el Desarrollo Personal te recomiendo que pruebes trabajar en las enseñanzas de estos 3 libros al menos durante un año o quizá más:

1.- Despertando al Gigante Interior de Anthony Robbins (También traducido como “Controle su Destino“), este libro tiene casi 700 páginas en algunas ediciones, si te consideras de poca lectura o no tienes mucho tiempo puedes optar por “Pasos de Gigante” que es el mismo libro sólo que condensando y segmentado.

2.- Coaching para el éxito de Talane Miedaner.

3.- Los Principios del Éxito de Jack Canfield.

Estos tres libros tienen su contenido ordenado en forma de entrenamiento gradual, es decir que te llevan de lo básico a lo avanzado, no te digo que no leas otro libro más que estos en todo un año, sino que “trabajes” con estos libros durante un periodo determinado, puedes leer cualquier otro libro de Desarrollo Personal aún como forma de entretenimiento pero que estos no te distraigan de tu crecimiento.

También si tienes la posibilidad no está de más el contratar a un coach.

PD: Hasta el momento sigo trabajando con el libro “Pasos de Gigante” y también con el libro “Secretos de la Mente Millonaria” ambos los consegui hace casi dos años pero llegar a vivir la mayor parte de sus enseñanzas es algo que requiere tiempo y esfuerzo.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!