Trabajar para luego estudiar

He conocido muchos jóvenes que estaban estudiando una carrera profesional varios años después de trabajar en un campo relacionado o de ser asistentes de un abogado, contador, auditor, etc., igualmente en instituciones públicas y otros establecimientos.

Ellos trabajaron durante un tiempo, vieron como es el negocio y decidieron estudiar esa misma carrera, saben lo que les espera, saben que problemas trataran, como son los movimientos y que pueden esperar de ese oficio.

Es mucho mejor que estudiar derecho pensando que ganaras un montón de dinero para salir a la vida para perder dinero en alquileres, tener que discutir con los clientes porque no quieren pagar, tener que soportar a los amigos que te hablan sobre el último delito cometido o la política del gobierno, tener que tratar con funcionarios prepotentes de muy mal humor y aparte perder el tiempo con la burocracia estatal.

Todo ello sin mencionar el sentirte frustrado porque todos tus amigos piensan que ya estás ganando un montón de dinero y que te espera un futuro grande.

Afortunadamente ya encontré otras cosas en las que destacar (de hecho me alegro mucho de haber encontrado un nuevo camino en el que me está yendo mucho mejor) y me he dado cuenta que al final: “Sólo importa que te vaya bien y que encuentres un vehículo que realmente te permita vivir la vida que deseas”.

Si hubiera trabajado primero para luego ver que estudiar habría tomado una decisión muy diferente.

Pocos deciden conscientemente trabajar para luego estudiar, la mayoría de las personas que primero trabajaron en un campo para luego estudiar en ese campo lo hicieron porque la necesidad no les permitía ir a estudiar directamente, no obstante veo que a largo plazo les va bien en la vida, no es la velocidad con la que progresamos sino la dirección que seguimos lo que en realidad importa.

Veamos algunos beneficios de trabajar para luego estudiar:

  • Sabrás como tendrás que tratar con los clientes o superiores en lugar de tener que averiguarlo cuando te toque ejercer la carrera luego de haber terminado el plan de estudios.
  • Sabrás cuanto dinero puedes esperar y si eres capaz de generarlo (hay profesionales autónomos que les va mal porque estudiaron una carrera en la cual no tenían las habilidades básicas para ejercerla correctamente).
  • Sabrás si la carrera te permite vivir de acuerdo con tus valores (o al menos ya te habrás acostumbrado a vivir según los valores que te permite esa actividad) en lugar de tener que averiguarlo al final de tu carrera.
  • No serás novato en el ejercicio de tu profesión (¡Nadie quiere a los novatos! salvo algunas empresas que buscan mano de obra fácil, en pocas profesiones los novatos consiguen un trato digno rápidamente).
  • Podrás determinar si eres apto para el trabajo, algunos alumnos viven un auténtico infierno en ciertas materias que son indispensables en su profesión.
  • Podrás aprovechar mejor la enseñanza teniendo experiencia previa (cuando estaba en universidad eran quienes habían trabajado previamente quienes realizaban las mejores preguntas y presentaban casos interesantes reales).
  • La teoría complementará la experiencia en lugar de entorpecerla.

Sinceramente creo que los que trabajan para luego estudiar están un paso adelante de los que estudian para luego trabajar ya que hace tiempo pude ver como unos recién egresados se iban con las manos vacías de una centro donde parte del personal son personas que recién están por la mitad de la carrera.

Que paradoja: Los egresados estudiaron para terminar sin empleo y los otros consiguieron el empleo para luego terminar la carrera lentamente.

Se que se trata de un caso muy aislado y que difícilmente se puede repetir ya que en muchos otros sitios si no eres profesional prácticamente no puedes ingresar.

La experiencia que presencie y todo lo que estoy plasmando en este artículo no es ley, pero es algo que todos deberíamos considerar en la vida.

Trabajar y estudiar es algo duro y puede que muchos padres deseen que sus hijos sólo estudien una carrera para luego ir libres a obtener experiencia.

Pero cuando te dedicas únicamente a estudiar para luego recién trabajar puede que te des cuenta que tu sueño en realidad era pesadilla.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!