Cuando romper un compromiso

El verdadero fanatismo consiste en redoblar nuestros esfuerzos una vez que hemos olvidado lo que perseguimos.

Ambrose Bierce

Imagínate que eres un hombre que se dedica a la trata de blancas que acaba de prometer enviar 200 seres humanos incluyendo mujeres y niños para que sean explotados como esclavos a uno de tus contactos, pero de repente tienes un despertar espiritual y te das cuenta de lo horrible e infame que es quitar la libertad personal a otros por ganar dinero, empiezas a ver el mundo con otros ojos, te arrepientes de todo el mal que has hecho y entonces te empiezan a presionar por la entrega.

-¿Cumplirías con la entrega?

¿Cual es la diferencia entre la persistencia y la terquedad?

Respuesta: Los valores y las creencias que estás viviendo.

La terquedad es persistir en un error, continuar con algo que quizá creíste verdadero pero que ya eres consciente de su falsedad o equivocación.

A veces no tienes que cambiar tus valores para ver que la mejor decisión era otra, a veces puedes mantener los mismos valores pero darte cuenta que la mejor decisión era comprometerte con otra cosa, y de que aquello que pensaste que te llevaría a vivir cierto valor en realidad es el peor vehículo para llegar a él.

¿Cuando romper con un compromiso?

Creo que hay algunos criterios generales para hacerlo, en lo personal estoy recientemente evaluando algunos compromisos y estas son algunas de las razones por las que desisto de ellos:

  • Cuando llegue a la certidumbre de que sabiendo lo que ahora sé, no me habría comprometido en ello en primer lugar.
  • Cuando ya ha perdido su sentido.
  • Cuando romperlo es la mejor decisión que puedo tomar y que cumplirlo solo empeorará las cosas.
  • Cuando seguir otro camino es más inteligente y honesto.

Reevaluar los compromisos y decisiones

Si ya tomaste una decisión, pero decidiste mal ¿Será inteligente persistir en tu decisión sabiendo que la tomaste por las razones equivocadas?.

Si estás en dudas sobre si en realidad deseas compartir tu vida con esa persona no crees que es mejor que aclares lo que quieres en la vida antes de continuar con los trámites de una boda.

Si ya te has convencido de que te has equivocado de carrera ¿Valdrá la pena seguir invirtiendo tiempo y dinero en ella?; si es accesoria a tu verdadera pasión laboral quizá lo sea, si no quizá sea sólo una perdida de tiempo y debas cambiar el rumbo con una sonrisa de oreja a oreja por estar tomando un nuevo y mejor camino.

Todos tenemos derecho a cambiar de opinión y de decidir tomar otro camino, sin embargo tenemos una tendencia egotica a mantenernos firmes en nuestra palabra o en disimular nuestra falta de valor para cambiar al decir “esta será la última vez que haré…”.

Aún el matrimonio es un compromiso que puede romperse por ciertos motivos, la Biblia establece que una de esas causas es la infidelidad, muchos teólogos igualmente establecen como causas “aceptables” del divorcio el que que tu pareja te corrompa, atente contra tu integridad física, tu salud o contra tu vida, incluso se establece el abandono.

Sin embargo si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan. En tales circunstancias el cónyuge creyente queda sin obligación; Dios nos ha llamado a vivir en paz.

1 Corintios 7.15

Obviamente que en el caso del matrimonio habría que hacer todo lo posible por salvarlo si ambos cónyuges estan dispuestos a cambiar, ya que trae consecuencias a la familia y a los hijos.

En el ejemplo de la trata de blancas quizá no cumplir el compromiso podría ser algo peligroso.

Sin embargo en la vida cotidiana rara vez tu vida estará en peligro por no cumplir con compromisos que ya son contrarios o perjudiciales a tus valores.

Si eres de los que concientizados de un error cambia su rumbo inmediatamente entonces: ¡Felicidades!

La gran mayoría de las personas habría cumplido con la entrega.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!