Ahorrar a largo plazo no depende de la fuerza de voluntad

He estado reflexionando un poco sobre ¿Por qué a veces nos cuesta tanto ahorrar?, y es por el hecho de que hacemos que nuestro ahorro dependa de nuestra fuerza de voluntad, bueno lo siguiente será un tipo de ensayo basado en mi propia experiencia.

El ahorro a largo plazo depende del hábito de ahorro y el gasto equilibrado, no depende de la fuerza de voluntad o al menos no debería depender de la fuerza de voluntad, de hecho creo que si empiezas a ahorrar sólo con la fuerza de voluntad ahorrarás durante un tiempo y luego en un momento dado empezarás a gastártelo.

Psicológicamente el ser humano puede adaptarse a muchas cosas menos al dolor, o al menos nunca podrá adaptarse totalmente al dolor.

Aquí están las tres cosas de las que debería depender el ahorro a largo plazo, quizá hayan otras más pero estás son las que he identificado:

1.- El hábito de ahorro

2.- El Gasto Equilibrado

3.- Desarrollo de conciencia de prosperidad

1.- El hábito

Cuando tienes un hábito no se requiere fuerza de voluntad, lo que realizas es rutina, cuando eras niño quizá lavarte los dientes, mantener tus cosas ordenadas o comer verduras requería de esfuerzos de voluntad, pero con el tiempo es algo que haces constantemente.

La forma más fácil de crear un hábito es mediante lo que denominan “pasos de bebe”, hay muchas personas que cuando quieren ahorrar comienzan a ingresar una buena parte de sus ingresos que terminan por desequilibrar su vida y luego se verán obligados a gastarlo.

Para crear el hábito de ahorro sin tener que hacer grandes esfuerzo de voluntad lo importante es tomar la decisión de ahorrar y empezar poco a poco, una suma pequeña que no te de la sensación de estar haciendo un gran esfuerzo, luego mantenerte en esa decisión hasta que sea rutina e ir incrementando gradualmente la suma a ahorrar.

Este artículo pertenece a la serie: Ahorrar a largo plazo no depende de la fuerza de voluntad

Puedes acceder a las otras partes de la serie aquí:

1.- El hábito de ahorro

2.- El gasto equilibrado

3.- Desarrollo de una conciencia de prosperidad

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!