La inacción solo es buena para producir excusas y distracciones

Aquel que es bueno para producir excusas usualmente no es bueno para nada más.

Benjamín Franklin

Haga del descanso una necesidad, no un objetivo. Descanse sólo lo necesario para recobrar fuerzas.

Jim Rohn

Últimamente he desatendido un poco el blog, lo único que he hecho en estos últimos días es cambiar de plantilla y escribir una entrada, sin embargo ya van varios días que me he pasado buen tiempo navegando sin rumbo en internet o poniéndome a no hacer nada.

Mientras me encontraba en ese ligero estado de “aletargamiento mental” me sorprendió como cuando pensaba en las cosas que tenía que hacer, venían a mi mente fácilmente excusas para no hacer lo que tenía que hacer o como cualquier otra actividad trivial que se me cruzara en frente me distraía haciendo que le dedique tiempo y energía.

¿Alguna vez estuviste a punto de empezar a trabajar y de repente decidiste ver tu correo electrónico primero, luego fijarte quienes estaban en línea en el msn, ver algunas noticias o hacer algo que podías simplemente no hacerlo pero decidiste hacerlo?

A mi me ha pasado muchas veces, pareciera que las excusas y las distracciones se llaman unas a las otras ya que rara vez vienen solas, si le prestas atención a una excusa o a una distracción muy fácilmente vendrá otra.

Sin embargo las excusas y las distracciones tienen como raíz la inacción, el no haber comenzado a tomar acción inmediata, puede que en le transcurso del trabajo nos sintamos tentados otra vez por alguna excusa y alguna distracción, pero si tenemos todo nuestro enfoque en el trabajo podremos evitarlas.

Si no tomas una decisión importante en el momento que deberías tomarla hay muchas posibilidades de que nunca la tomes en el resto del día, en el resto de la semana, en el resto de los meses o incluso en el resto de tu vida.

Cuando llegue la hora de tomar acción, tómala inmediatamente.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!