Frases del Coach Anthony Robbins

Jamás conseguirás obtener el placer del éxito sin arriesgarte al dolor del rechazo.

Anthony Robbins

Anthony Robbins es el Coach de Coachs, fue declarado como el coach Nº 1 en los Estados Unidos y considerado el Coach Nº 1 del mundo, es quizá el mejor motivador del mundo y también el más avanzado, ya había hecho una recopilación de citas de grandes coaches como Vince Limbardi y Lou Holtz; por supuesto que no iba a dejar de lado a Anthony Robbins.

Una de mis frases (o mejor dicho uno de mis párrafos favoritos ya que es algo largo) es cuando Tony explica lo que hizo para cambiar su vida, y es definir lo que deseas y lo que no deseas en tu vida:

Cuando la gente me pregunta que fue lo que realmente transformó mi vida hace ocho años, contesto que lo más importante de todo fue cambiar lo que me exigía de mi mismo. Escribí todas aquellas cosas que ya no estaba dispuesto a aceptar en mi vida, todas las que ya no quería seguir tolerando, y todas aquellas en que aspiraba a convertirme.

Como tratamos el tema del Coaching en esta web estoy incluyendo algunas frases o pensamientos en los que se incluyen preguntas de autoanálisis y reflexión que espero les agraden, realmente son una lectura muy motivadora:

Si no pones un estándar de vida para las cosas que aceptas y no aceptas de ti mismo, verás que es muy fácil actuar y vivir de una forma muy por debajo de lo que mereces.

La repetición es la madre de la destreza.

Para conseguir un cambio rápido, la primera convicción que debes adoptar es que eres capaz de cambiar lo que sea ya.

SI sigues planteándote una pregunta, no cabe duda de que terminarás encontrando una respuesta.

Sea cual sea el área de tu vida que deseas mejorar, hay preguntas que te pueden aportar las respuestas adecuadas.

Un único cambio en el tipo de preguntas que sueles hacer puede incidir profundamente en tu calidad de vida. Y lo hará.

¿Que preguntas te harías ahora mismo si no temieras la posibilidad de fracasar o ser rechazado?

Que nueva pregunta podrías plantearte para encontrar respuestas nuevas que mejoren tu vida ya.

¿Que preguntas podrías hacerte acerca de ti mismo y de tu pareja que os hicieran sentir como las personas más afortunadas del mundo?

La obra de mi vida es el resultado del planteamiento continuo de preguntas. ¿Que impulsa a la gente a hacer lo que hace? ¿Qué ha permitido que algunas personas alcancen el éxito aunque contaran con menos recursos que otras? ¿Cómo podríamos conseguir los mismos resultados? ¿Cómo obtener cambios con más facilidad y rapidez que antes? ¿Cómo podemos mejorar la calidad de vida de todos?… ¿Cuales son las preguntas principales que dan forma a tu vida en este momento?

Lo que configura nuestras vidas no es lo que hacemos de vez en cuando, sino lo que hacemos de forma consistente.

Su vida cambia en el mismo instante en que toma una decisión nueva, congruente y comprometida.

¿Será hoy el día en que decida, de una vez por todas convertir su vida en algo coherente con la calidad de su espíritu, proclamando: “Esto es lo que soy. De esto es lo que tiene que ocuparse mi vida, y esto es lo que haré para conseguirlo”?.

La calidad de tu vida depende de la calidad de tus emociones.

Los que tienen un vocabulario pobre viven vidas emocionales pobres. Los que disponen de un vocabulario rico tienen una paleta llena de colores para pintar las experiencias de su vida, no sólo a oídos de los demás sino también a los suyos propios.

Podemos condicionar cualquier tipo de conducta si lo hacemos repetidamente y con la intensidad emocional necesaria.

La valentía disminuye cuando no la usamos; el compromiso languidece si no lo practicamos; la pasión se disipa cuando no la expresamos.

La única seguridad auténtica en la vida proviene de saber que mejoras en algo cada día que pasa. No me preocupa el hecho de mantener mi calidad de vida, porque me esfuerzo a diario por mejorarla.

Sí, es cierto: no podemos controlar los vientos ni las lluvias ni los demás imprevistos climáticos. Pero podemos desplegar las velas de manera que nuestro barco siga el curso deseado.

Si haz de tener una regla para la felicidad, que sea esta: “¡No hace falta que ocurra nada para que sea feliz! ¡Me siento bien por estar vivo!¡La vida es un regalo, y me encanta!”.

¿Cómo te sentirías si alguien sufriera un ataque al corazón y tú conocieras las tácticas necesarias para ayudarle? ¿Si tus esfuerzos consiguieran salvar una vida?

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!