El arte de pensar diferente

Alguna vez te encontraste con una persona que pensaba muy diferente a ti tanto que te sorprendió y luego de preguntarle el porque piensa así encontraste que sus razones son muy bien pensadas y tenía en cuenta cosas y posibilidades que ni se te habían pasado por la cabeza.

El arte de Pensar diferente

  • Yo tenía la idea de que el hombre está para trabajar, dar sustento y la mujer está para fortalecer el hogar y principalmente cuidar a los hijos, hasta que alguien me preguntó ¿Qué será de tu familia si algo te pasa a ti?.
  • Igualmente pensaba en obtener un empleo y trabajar hasta jubilarme hasta que me tope con el concepto de libertad financiera y también con que puedo conseguirla muy rápidamente si llego a ser un emprendedor innovador y esforzado enfocado en ayudar a los demás con algún producto o servicio de calidad.

En ambos casos estaba pensando de la forma tradicional, son ideas comunes, ideas promedio que a la larga dan como resultados vidas comunes, vidas promedio.

De allí saque la siguiente conclusión:

La gente rica sabe que hay muchas formas por las cuales podrían conseguir lo que desean, la gente pobre cree que sólo existe la forma tradicional.

Aclaro que no me estoy refiriendo únicamente a la riqueza y pobreza material, sino también a la riqueza o pobreza intelectual, social y de cualquier tipo.

La gente que piensa diferente tiene razones para pensar diferente y al pensar diferente encontrará razones para actuar diferente en un sinnúmero de situaciones y obtendrá resultados diferentes en la vida.

Esta son algunas formas generales de pensar diferente que me han ayudado mucho:

  • Es mejor pensar en comenzar inmediatamente aunque sea con pasos abstractos que pensar en esperar el momento oportuno.- Por lo general la gente que espera el “mejor momento” termina nunca haciendo nada.
  • Es mejor en pensar en “Conseguir las dos cosas”.- Muchas veces nos hacen escoger entre cosas que no necesariamente se excluyen entre sí, como que te digan: “debes estudiar o bien una carrera que te guste para ser feliz o una carrera que te de dinero”; prácticamente te están diciendo “elije: la felicidad o el dinero” Y que tal si buscas conseguir felicidad y dinero al mismo tiempo.
  • Es mejor tener metas muy ambiciosas que metas muy realistas.- Las metas ambiciosas motivan, las metas realistas “dan flojera”.
  • Es mejor sacrificar la comodidad por el crecimiento que sacrificar el crecimiento por la comodidad.- Llegas a un nivel que te costó llegar pero luego te sientes cómodo en ese nivel, sabes que puedes obtener más pero requerirá sacrificar tu comodidad así que prefieres sacrificar tu crecimiento para seguir en tu comodidad, es lo que a menudo hace la gente en un empleo que no les gusta pero les da dinero suficiente para tener una vida promedio, pueden obtener más ¡Caro que sí! siempre pueden obtener más porque siempre pueden aprender más, sin embargo para aprender más tendrán que incomodarse un poco y quizá más adelante tener que abandonar ese empleo.
  • Es mejor pensar que siempre hay una forma de conseguir lo que deseas.- Si en el pasado la forma de pensar “siempre hay una forma de conseguir lo que deseas” no te funcionó es porque no encontraste la forma en ese tiempo, varias veces viendo a retrospectiva nos damos cuenta que decisiones debimos haber tomado para conseguir lo que deseábamos, yo en lo personal me compraría cierto terreno y me compraría el dominio facebook.com y creo que ya saben que otra cosa más haría.

Razones o excusas

En la vida las mayores limitaciones nos las imponemos nosotros mismos y por lo general nuestras razones para no actuar son excusas para no mejorar. Recuerdo que hace años que deseaba aprender inglés, pero decía que no tenía dinero para pagar la mensualidad, los materiales ni tenía el presupuesto que conllevaría el tener que movilizarme y realizar las tareas.

Estaba pensando en aprender de la forma tradicional, sin embargo ya habían muchos programas, cursos, libros y otros materiales para aprender inglés de forma autodidacta; yo lo sabía, pero sólo tenía en la cabeza el pagar a una institución para aprenderlo.

Hoy en día no sólo pienso diferente sino que he encontrado programas de inglés que enseñan diferente, a través de la memoria auditiva mediante conversaciones reales (y no a través de la memoria lógica secuencial que es más que todo leer libros y hacer ciertos ejercicios algo aburridos que pueden hacerte doler la cabeza).

Una amiga mía no entro a la universidad este año por motivos económicos y tendrá que esperar hasta el año que viene, sin embargo empezó a leer libros relacionados con la materia y pidió a un amigo que le prestara los apuntes de las clases ¿Por qué lo hizo? la respuesta era simple:

Para cualquiera el entrar a la universidad el año siguiente significaba un año perdido, y ellas no quería que eso fuera así para ella.

No aprenderá de la misma forma que estando en la universidad, pero está haciendo algo que muchos no harían.

La lección de este artículo es simple:

El pensamiento promedio solo produce resultados promedio.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!