El Proceso Dickens

El “Proceso Dickens” o “Patrón Dickens”  es uno de mis ejercicios favoritos una de las versiones de este patrón es utilizada por Anthony Robbins en sus  seminarios, este está inspirado en la obra “Un cuento de Navidad” de Charles Dickens, este ejercicio es sencillo y un poco largo según diferentes versiones, pero de gran poder para cambiar algo que quizá no haz querido cambiar hasta ahora.

El Proceso Dickens

Lamentablemente el gran poder de este patrón solo puede conseguirse a plenitud siendo guiado por lo que utilizarlo siguiente instrucciones escritas como las que les voy a dar en este momento tendrán un poder limitado.

Aclaro que este es un proceso transformador, bien realizado puede darte una nueva perspectiva de la vida, también debo indicar que este patrón tiene diversas versiones y puede tomar desde 20 minutos hasta unas 5 horas, dependiendo de la intensidad emocional que se desee lograr y la cantidad de preguntas que se use para ello.

1.- Primeramente debes escoger una conducta o comportamiento que seas consciente que debes cambiar pero no te sientes motivado a hacerlo, (puedes elegir también un conjunto de conductas o comportamientos así como también puedes elegir una creencia o actitud que desate un conjunto de comportamientos en ti).

Si tienes varios comportamientos, actitudes y creencias que deseas modificar y algunos de ellos no están relacionados deberías utilizar este proceso por separado varias veces para las creencias aisladas.

2.- Buscar un lugar tranquilo y cómodo en el cual podremos darnos un tiempo para usar la imaginación y hacer un poco de introspección.

3.- Ahora imaginemos que estamos en el camino de la vida, actualmente estas en el presente y el camino es recto, sin embargo notas algo raro, esta vez tu camino se divide en 2, a la izquierda tienes la vida exactamente que obtendrás si sigues haciendo exactamente lo que haces hoy en día por 10 años.

Por otra parte el camino de la derecha tiene tu futuro a 10 años haciendo cosas diferentes, habiendo modificado aquellas conductas destructivas que hace tiempo que sabías que tenías que cambiar pero no lo hiciste, y obteniendo nuevos hábitos, actitudes o creencias.

4.- Eliges el camino de la izquierda, ahora piensa, tienes 10 años menos en tu vida, mantuviste los mismo hábitos, comportamientos, actitudes o creencias que debías modificar: ¿Que haz logrado en la vida? ¿Que te ha costado mantener aquellas cosas que sabías que debías cambiar? ¿Es realmente esa la vida que deseas tener a 10 años plazo? ¿Pudiste haber obtenido algo mucho mejor?.

En este punto es importante que proyectes tu futuro en el más mínimo detalle y trates de vivirlo de la forma más realista posible ¿estas endeudado o en quiebra? ¿Estás enfermo? ¿Tienes sobrepeso? ¿Sigues vivo?.

Trata de sentir fuertes emociones con esta imagen, que sientes ¿Frustración? ¿Enojo? ¿Decepción? ¿Coraje? Tómate tu tiempo para apreciar lo que te ha costado no cambiar.

5.- Sales del futuro sin cambios y vuelves al camino del presente.

6.- Ahora eliges el camino de la derecha; nuevamente tienes 10 años menos en tu vida, pero esta vez modificaste aquellos comportamientos, actitudes o creencias que te habían estorbado en la vida y sabías que debías modificar.

Nuevamente construye este futuro de la forma más real posible y pregúntate: ¿Que haz logrado en la vida? ¿Como te sientes de haber conseguido todo esto?.

Siéntete feliz por tus logros futuros y compara la gran diferencia que hay en tu vida por haber hecho los debidos cambios en tu persona. Nuevamente tómate tu tiempo para disfrutar los beneficios de tu cambio.

7.- Finalmente vuelves al presente, que es cuando debes actuar, cambiar y planificar para dirigirte al futuro que deseas vivir.

Aclaro que existen diferentes versiones del Proceso Dickens, en algunos seminarios o talleres en los que se utiliza este recurso se hace que los participantes se den el tiempo de gritarles o maldecir a las creencias, actitudes y comportamientos que les estorbaban en la vida, otros van más allá de los 10 años haciéndonos enfrentar a nuestra propia muerte con preguntas como ¿Haz vivido una buena vida? ¿Haz dejado un legado para los demás? ¿Serás recordado?; también hay quienes utilizan este proceso de forma progresiva con la línea del tiempo comenzando con las consecuencias de nuestros comportamientos a 6 meses, 1 año, 5 años, 10 años, etc.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!