Pasar de un 7 a un 10

Según John Maxwell en su libro “Vive tu sueño” en una escala del 1-10 las personas no pueden ascender más de 3 puntos en el rendimiento o talento en una determinada actividad, si eres un 5 en música, con constancia relajadamente puedes llegar a un 6, con más esfuerzo puedes llegar a un 7 y con mucho esfuerzo, sacrifico y disciplina puedes llegar a 8.

Sin embargo queda la incertidumbre de hasta donde podrías llegar si te dedicas a tu actividad durante toda la vida, obviamente dedicando tu vida a algo podrías llegar a un 10, sin embargo el crecimiento es decreciente, si eres un 5 en algún arte marcial puedes tardar meses en pasar de un 5 a un 5.5, pero tardar varios meses en pasar de un 6 a un 6.5, y quizá un par de años para al fin llegar a un 7.

Por otro lado muchas veces tenemos un tiempo limitado para conseguir resultados en algo, o simplemente no planeamos dedicar toda nuestra vida a algo simplemente llegar a un nivel aceptable en un determinado periodo de tiempo, quizá te interese llegar a ser campeón de una determinada disciplina en este año o el siguiente, pero no te gustaría dedicarte a ello más de tres a cinco años.

John Maxwell aconseja a las personas que se concentren en sus fortalezas más que en sus debilidades, las debilidades hay que aceptarlas y también trabajar en ellas hasta potenciarlas a un nivel aceptable.

Ludwing van Beethoven deseaba ser director de orquesta, pero tenía un estilo muy raro, perdía la noción de en que lugar de la composición se encontraban, su memoria era mala, era torpe e incluso llegó a tumbar a uno de los coristas en pleno concierto, los mismos músicos pidieron que abandonara su sueño de ser director así que un día lo hizo y se enfocó en la composición y terminó siendo uno de los grandes compositores de todos los tiempos.

Si no eres la persona más adecuada para algo difícilmente podrás destacar en aquello, por ello es mejor enfocarte en tus fortalezas y destacar en ellas.

Otro ejemplo más moderno lo encontramos en la última película de Rocky Balboa, debido a su edad y el hecho de que se enfrentaría a un rival mucho más joven no podían concentrarse en potenciar su rapidez, ya que por mucho que se esforzara no podría igualar la agilidad de una persona joven, así que se enfocaron en la fuerza de sus puños.

Deja tu comentario!