Maestría de Robert Greene

Hace bastante tiempo que no realizo la reseña de un libro, así que porque no comenzar con en excelente libro que me ha ayudado a ver la vida de puntos de vista muy diferentes, en este caso este libro es Maestría de Robert Greene sinceramente un excelente autor aunque con algunas ideas que podrían considerarse amorales o maquiavélicas.

Maestría de Robert Greene

El libro es bastante intenso y al igual que muchos otros libros de Robert Greene está cargado de lecciones de vida útiles de personalidades muy reconocidas que van desde Edison, Einstein, Darwin, etc. y lo que hicieron para lograr la maestría y destacar en sus campos.

El libro ciertamente puede enseñarnos a dominar el campo laboral que tenemos (o abandonarlo para ir por el campo laboral que realmente queremos) haciendo caso a nuestros impulsos e inclinaciones más básicas las cuales nos revelan nuestra vocación o propósito.

Igualmente nos revela muchos cuestiones de psicología como las neuronas espejo, la importancia de buscar mentores y como tratar con los mismos, ciertamente lo que más me sorprendió del libro es la importancia que da a la “Inteligencia Social” sin la cual no hay verdadera maestría o al menos no durará mucho.

Por otra parte también me gustó bastante la explicación de la Fase Creativa-Activa a la cual todo maestro debe llegar.

Frases del libro Maestría de Robert Greene

Ahora para completar la reseña les ofreceré algunas de las mejores frases que pude rescatar del libro, espero que las disfruten y estas les ayuden a decidir si buscar o leer el libro:

Esfuérzate por ver cuán lejos puedes llegar en control de tus circunstancias y por crear la mente que deseas, no mediante las drogas sino mediante la acción.

Esta puede ser la fuente de tu infelicidad: tu falta de contacto con lo que eres y lo que te vuelve único.

Todos nacemos únicos. Esta singularidad está marcada genéticamente en nuestro ADN. Somos un fenómeno que ocurrirá una sola vez en el universo; nuestra composición genética exacta no ha tenido lugar antes, ni se repetirá jamás.

Pasamos en el trabajo una parte sustancial de nuestra vida. Si experimentamos este periodo como algo por lo que tenemos que pasar de camino al verdadero placer, nuestras horas de trabajo representan un manera trágica de perder el poco tiempo de que disponemos para vivir.

Para dominar un campo tienes que amar su contenido y sentir una profunda afinidad con él. Tu interés debe trascender el campo mismo y rayar en lo religioso.

La posición de poder suprema: La posibilidad de combinar libremente todos nuestros intereses.

No estás atado a ningún puesto en particular; no debes lealtad a una carrera ni compañía. Por el contrario, estas comprometido con tu tarea en la vida y su expresión plena.

No abandones las habilidades y experiencias que ya has adquirido; busca una forma nueva de aplicarlas. Pon la mira en el futuro, no en el pasado. Estos reajustes creativos suelen llevarnos a un camino mejor; nos sacan de nuestra complacencia y nos fueran a reevaluar nuestro destino.

Al final, el dinero y el éxito que duran de veras no son para quienes se concentran en sus metas, sino para quienes lo hacen en la maestría y cumplen su tarea en la vida.

Nunca es prudente prescindir en forma deliberada de los beneficios de un mentor. Perderás tiempo muy valioso buscando y determinando lo que debes hacer… Si te ves obligado a tomar este camino, sigue el ejemplo de Edison y desarrolla una AUTOSUFICIENCIA EXTREMA.

Pobre del aprendiz que no supera a su maestro.

Leonardo Da Vinci

Sea hombre o mujer un mentor asume con frecuencia la forma de una figura paterna; nos guía, pero a veces intenta controlarnos demasiado y determinar nuestra vida. El mentor podría tomar todo intento de independencia, aún ya avanzada la relación, como un ataque personal a su autoridad.

Someterte a su autoridad no implica incondicionalidad y, de hecho, desde el principio tu meta debe ser encontrar a la larga la forma de independizarte habiendo interiorizado y adaptado su sabiduría.

El deseo de buscar atajos te descalifica expresamente para cualquier tipo de maestría. No existe reverso posible en este proceso.

Hoy tendemos a denigrar la práctica. Nos gusta imaginar que las grandes hazañas suceden de manera natural; que son un signo del genio o talento superior de alguien… Como individuos debemos resistirnos a esa dirección y venerar las facultades transformadoras que obtenemos con la práctica.

Mi Opinión sobre le Libro Maestría de Robert Greene

Simplemente un libro de lectura obligatoria para cualquier ser humano, este mundo sería mejor si cada persona ejerciera su profesión u oficio con maestría, quizá no a todos les interese pero el libro ciertamente vale su peso en oro.

Los lectores llegaron al artículo buscando

Deja tu comentario!